Omega, la reseña

"Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. Al que tiene sed, Yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida."
                                                     Apocalipsis 21:6
 
¿Puede un único juego aunar simplicidad, elegancia, profundidad, reto, competición  y diversión?. Y puede ese mismo juego valer tanto para jugones como no jugones, tanto para toda la familia como para el mayor de los duchos en juegos abstractos.

Pues aunque pueda parecer mentira este juego existe y su nombre es Omega.

Y si no te sorprende todo esto igual si lo haga el hecho de que lo haya creado un español, Néstor Romeral Andrés. Y como todo lo realmente bueno, poco conocido y reconocido, pero esto parece un mal endémico en todos los ámbitos de la vida.


Pero centrándonos a lo que hemos venido hablemos del juego. Omega es un juego abstracto para 2 a 4 jugadores que se desarrolla en un tablero hexagonal dividido en una parrilla de 10 hexágonos por lado dándonos un total de 271 de estas pequeñas casillas. Cada jugador está representado por fichas de un color diferente pero en su turno tendrá que colocar tanto una ficha suya como una de cada contrincante. Estas fichas se quedan en la posición en las que han sido colocadas durante toda la partida. Esto nos da tal cantidad de combinaciones que ni tu ni yo somos capaces de imaginar. Y aunque no sea el objetivo de esta reseña diré simplemente como dato anecdótico que eliminando simetrías y demás zarandajas matemáticas las posibles posiciones finales en una partida a 2 jugadores nos da una magnitud de orden E+79, ahí es nada.

No te enrolles y al meollo,  te estarás diciendo para tu adentros ahora mismo.

La partida termina cuando no quedan huecos suficientes para completar una ronda completa y se pasa a contabilizar la puntuación final. Esto se hace multiplicando todos los grupos que hayamos formado de nuestro color. Un grupo no es más que todas aquellas fichas de un color que están conectadas unas con otras. Aquí no nos vendrá nada mal una calculadora porque por ejemplo si utilizamos el tablero con tamaño 6 hexágonos por lado la puntuación máxima teórica en una partida de dos jugadores es de 14.348.907 y los dedos de la mano se nos quedarán algo cortos. Pero no nos asustemos que estas puntuaciones no las haremos y todos tenemos una calculadora en el móvil así que asunto resuelto.

Llámame adivino pero ahora te estarás preguntado si voy a tener que estar multiplicando durante toda la partida menudo coñazo. Otra vez no te tienes que preocupar, porque en un par de partidas te darás cuenta que los grupos de 3 son los mejores para esto de multiplicar (no vas a tardar 2 partidas porque te lo acabo de contar yo), en honor a la verdad es el número e pero como puedes imaginarte es bastante complicado hacer grupos de 2,71828 fichas así que con el 3 como aproximación nos tendremos que conformar. Por cierto, es curioso la cantidad de veces que sale esta mágica constante de Napier cuando jugamos con los números (pero no lo digáis en voz alta que si Dan Brawn está cerca igual se le ocurre escribir otra intriga judeo masónica con los Iluminati de por medio y tendremos que soportar otra vez a Tom Hanks poniendo cara de haber descubierto la solución a un nuevo problema indescifrable).

Me vuelvo a perder. Ivámos por eso de que los grupos mejores eran los de 3 fichas, los de dos y cuatro no van nada mal tampoco y si nos vamos alejando va empeorando la cosa. Siendo lo peor los grupos de 1, nunca ha aumentado mucho eso de multiplicar por 1, y los grupos grandes. Con esto ya tienes lo que tienes que hacer en la partida, crear grupos de 3, o lo más cercanos posible, con tus fichas y hacer que los grupos de tu oponente sean lo más grandes posibles. Si consigues que  todas las fichas de tu oponenten formen un sólo grupo cambia de contrincante, quiero decir, le habrás hundido en la mayor de las miserias y se te permite escupirle en la cara (esto no viene en las reglas pero os lo aconsejo como homerules).

 ¿A qué adivino lo que estás pensando de nuevo?. -Este pavo dice al principio que a Omega puede jugar toda la familia y todo lo que me cuenta parece chungo de pelotas: E+79, constante de Napier, puntuaciones de 14 millones, Tom Hanks...

Y razón no te falta. Profundo es si juegas a 2 con todo o casi todo el tablero. Así que los gafapastas intelectualoides se lo pasarán pipa sorbiéndose los sesos con pajitas. Pero amigo, el Néstor es muy listo, y cuando tú vas el ha vuelto con Chenoa y ha añadido unas útiles piezas para delimitar el tablero y hacerlo más pequeño. Y tablero más pequeño significa más sencillo, así que el juego tiene algo así como nivel de dificultad a gusto del consumidor desde Zoquete hasta Pesadilla. Y más jugadores significa menor control así que las partidas de 3 y 4 jugadores son mucho más light pero la mar de divertidas: más de un "es que vais a por mí", "no quiero decir nada peeeero que sitio más bonito veo  para que Menganito fastidie a Fulanito" y lindezas similares se pueden escuchar durante la partida entre no jugones con las consiguientes risitas de los que no son perjudicados. Lo malo es que luego te las devuelven a ti. En Omega no hay amigos.

ESTRATÉGIAS

No es que haya jugado mucho ni sea bueno a Omega como para ir dando consejos sobre este juego pero esto es lo que he ido sacando de las partidas que llevo. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Como ya he dicho es interesante ir formando grupos de 3 y hacer que el grupo de tu contrincante aumente considerablemente. Así que en la primera parte de la partida tenderemos a colocar nuestras fichas en los bordes para que puedan ser atacadas desde menos lugares. Y colocaremos las fichas del contrincante hacia el centro y expandiendo las fichas que ya tuviera sobre la mesa. 

Aquél que haya jugado al Go cuando pruebe este Omega verá que comparten ciertas similitudes y hay que utilizar un razonamiento similar a este juego por lo que los jugadores de Go se sentirán muy cómodos desde el principio con Omega. Una de ellas es atacar las fichas enemigas sin pegarnos, es mejor tener cierta distancia para ir tomando posiciones estratégicas para el futuro. La diferencia en Omega es que atacamos colocando fichas  del jugador contrario, las nuestras tendremos que alejarlas lo más posible.

En estos primeros momentos de la partida es importante ir viendo como fluye el tablero y donde podremos crear una barrera de fichas enemigas para que las nuestras que están a ambos lados de esa frontera no se junten. Y en que sitios no vamos a poder remediar que nos junten grupos. Así que tendremos que ir colocando nuestras fichas en los primeros sitios y olvidarnos de los segundos.

A media partida la cosa cambia radicalmente, ahora no nos interesa ir poniendo nuestras fichas alejadas unas de otras ya que eso crearía un montón de fichas desperdigadas que serían fácilmente unidas por el contrincante. Ahora tendremos que ir agrandando nuestros grupos de la forma más compacta posible.  En esta parte de la partida tendremos que visualizar como va a terminar el tablero al finalizar e ir terminando de juntar los grupos enemigos y cerrando nuestros grupos con fichas del contrario. 

La parte final está el pescado vendido y es ir terminando de rellenar el tablero aunque siempre se puede rascar puntos y en este parte del juego una ficha en un sitio u otro puede ser la diferencia entre ganar y perder así que hay que estar muy atentos.

CONCLUSIÓN

Si has llegado  hasta aquí, sin haberte saltado todo lo anterior, no necesitarás mi opinión y ya te habrás ido hasta www.nestorgames.com a comprar el juego.

Para el resto, Omenga es lo que un americano llamaría "A fucking master piece" o lo que viene a ser en español de mi pueblo un juego del cagarse y pocos son los que pueden acercarse a este nivel. 

Dale una oportunidad, apadrina a un niño.

6 comentarios:

  1. Me ha dado la impresión de que me leías la mente durante toda la reseña XD

    Gracias! Le echaré un vistazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la reseña, Carlos.

    Lo que mas me gusta es que lo hayas jugado y exprimido a fondo para descubrir las estrategias (como la del cambio de objetivo a media partida). Es algo que no todos los críticos hacen.

    Tan sólo quiero apuntar que la web es www.nestorgames.com (no www.nestrorgames.com).

    Saludico,

    Néstor

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti Néstor por haber creado este magnífico juego.

    Solucionado lo de la dirección web, que es algo raro porque copié la reseña tal cual en la BSK y allí aparece bien escrita. Misterios de la tecnología.

    ResponderEliminar
  4. Y a Robert agradecerle el comentario, que siempre está bien eso de saber que alguien se ha molestado en leer lo que has escrito.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8/12/11 0:36

    Gran partida la de hoy, tanto que al llegar a casa me he puesto a buscar info y he dado otra vez con tu reseña. Muy bueno a 2 y a 3. Otro día más.
    Doom18

    ResponderEliminar
  6. No te quejarás con la de buenos juegos que te enseño. ;)

    ResponderEliminar